¿Hasta dónde vamos a llegar?

El consumismo en el mundo del scrapbooking se ha convertido en algo obsesivo. Llegamos a comprar por puro capricho y por las “necesidades” que nos crean las marcas. Es todo tan nuevo, tan ideal, tan fantástico,… y, en general, tan sumamente caro.

He leído la entrada de Rut de A que huele el scrap y estoy de acuerdo con ella, así que, si queréis leerla pinchad aquí.

¿De verdad necesitamos lo que se fabrica? ¿Cuánto material de scrap tenemos que no utilizamos? ¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de una compra? ¿Qué es lo próximo que van a intentar vendernos?

Os adjunto el comentario que le escribí al respecto:

Hola,
Estoy de acuerdo contigo. Desde que vi los artículos que sacaron en CHA 2015 (sobre todo la troqueladora de letras de We Are Memory Keepers) pensé que, en su mayoría, eran juguetes para adultos. ¿De verdad necesito una máquina / punch que me haga letras? ¿Y las maletas de ruedas? ¿En serio las necesitamos? ¿No tenemos suficientes bolsas, neceseres, maletas,… como para hacérnoslas nosotras mismas (siendo que nos encanta el DIY)?
La máquina para hacer marcos tipo Polaroid si que me creó una necesidad, pero pensándolo con la mente fría ¿no sé recortar un rectángulo y un cuadrado y redondearle las esquinas?
Y lo de la máquina de escribir me ha parecido el colmo. Para empezar el precio, 200€ (aprox.), pero para seguir ¿quién usa la máquina de escribir? Si hoy en día lo hacemos todo con el ordenador, los abecedarios (tanto de pegatinas, como de foam, como de madera), los troqueles de palabras y letras para la Big Shot, y si tienes la Cameo puedes hacer casi lo que quieras. ¿De verdad la gente la va a comprar? Lo peor es que la respuesta es si. Y yo me compré el lunes una máquina de escribir, pero una máquina especial, la que utilicé hace 15 años en mi primer trabajo, la compré de segunda mano (y está llena de pelusas que he de limpiar a fondo) y me costó 10€. Si, por 10€ si me compro una máquina de escribir que me trae buenos recuerdos, por 200€ no me compro una máquina de escribir porque se ponga de moda y le saque tres fotos con mis proyectos de scrap.
Y respecto a lo que comentas de que los scraprooms van a acabar siendo lugares llenos de complementos de cocina de color pastel también lo llevo pensando un tiempo, sobre todo desde el carro de Ikea que todo el mundo parecía tener, querer y estar obligada a tener para ser scrapera. Si, tengo un carro de cocina, pero el que se quitó mi madre al poner una estantería en su lugar, pero había vivido sin carro y no lo necesitaba, sólo lo reutilicé.
Si no te importa me gustaría poner un enlace a esta entrada en mi blog, porque has expresado de maravilla todo en lo que se está convirtiendo el scrap.
Un saludo desde Zaragoza.
Sandra

Y tu ¿qué opinas? ¿Hasta dónde estás dispuesta a comprar?
Un saludo.

 

 

Anuncios

Una respuesta a “¿Hasta dónde vamos a llegar?

  1. Totalmente de acuerdo. Como negocio scrap se ha creado un mundo en el que a veces se pierde la cabeza e incluso te miran “mal “😔😊 si eres creativa (en alguna ocasión me han dicho que entonces no era scrap sino manualidades ) . En definitiva yo veo el scrap como manualidad e imaginación para crear tus propios materiales y ornamentos. Lo ideal es poder compaginar el scrap comercial y el de la imaginación de cada uno. No me enrollo más, jajaja me gusta crear mis propios adornos reciclando lo que tengo, soy una diogenera scrappera porque el scrap es mi hobby. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s